Presidente Nacional

Miguel Reyes Núñez


El 18 de enero de 1944, en la ciudad de Los Ángeles, región del Bío-Bío, nació quien en el devenir de las decisiones vitales que lo llevarán a optar por una existencia entregada al servicio público, inscribiría también su nombre en la historia institucional como el tercer bombero voluntario en ejercer la presidencia nacional de Bomberos de Chile. Así lo decidió la Asamblea Nacional el 17 de junio de 2006, asumiendo Miguel Reyes Núñez en propiedad el cargo para el bienio que culminará en 2008, el 3 de julio del mismo año de su elección.

Sus palabras al asumir el cargo, que iremos intercalando a continuación, nos permitirán ilustrar este recorrido vital para conocer un poco mejor a quien hoy conduce los destinos de la organización nacional que se han dado las bomberas y los bomberos de Chile



"En el bomberismo nacional soplan otros aires, los del cambio y la continuidad. Cambio, porque asume la dirección superior un bombero que, no teniendo la experiencia y trayectoria de su antecesor, trae la fuerza y el empuje del bombero del sur de Chile, que con una mirada regional tratará de contribuir a dar solución a los problemas de todos los Cuerpos de Bomberos del país. Continuidad, por cuanto la entrega de ayuda y colaboración impulsada por su antecesor, se fortalecerá para mantenerla de la misma forma y, si es posible, mejorarla para bien de nuestros bomberos"




Hijo mayor del matrimonio de Isaura y Miguel, el Presidente Nacional recuerda que desde muy pequeño oía la sirena del cuartel de bomberos que quedaba frente a su hogar familiar en Los Ángeles, admirando la salida de los carros y sus tripulantes a enfrentar el siniestro. Hoy, Miguel Reyes reconoce que en aquella imagen de su infancia estaba un "bichito" que había llegado a su vida para quedarse.

El terremoto de 1960 lo obligó a culminar sus estudios secundarios en Santiago, lo que se concretó en el tradicional liceo "José Victorino Lastarria" de la capital, con un joven Miguel Reyes que ya tenía la claridad de que sus intereses se orientaban a lo humanista.

Ingresó como voluntario del Cuerpo de Bomberos de Florida en su región natal a los 22 años de edad, y tras un receso a partir de 1973, regresó a las filas de ese cuerpo en 1978, donde llegó a alcanzar el cargo de superintendente, el que ejerció durante 27 años. Durante ese lapso, su progresivo interés en aportar al desarrollo del bomberismo voluntario en su región y en el país, lo llevaron a desempeñarse como Asesor Jurídico del Cuerpo de Bomberos de Concepción, del Consejo Provincial y del Consejo Regional, siendo también Vicerrector de la Sede Bío-Bío de la Academia Nacional de Bomberos, Inspector Nacional de Asuntos Jurídicos, Director Nacional y Vicepresidente Nacional de Bomberos de Chile.

" La experiencia acumulada durante ocho años en el Directorio Nacional, con dos períodos de Director y dos de Vicepresidente Nacional, me ha permitido conocer la realidad de los Cuerpos de Bomberos distribuidos a lo largo y ancho del país, sus necesidades, así como sus fortalezas, por lo que junto a los restantes miembros del Directorio Nacional, pondremos las mejores energías para llegar a cada uno de estos Cuerpos".

Entre las tareas destacables de su quehacer como Oficial Nacional, queda de relieve haber sido el gestor del ingreso a la institucionalidad bomberil de los procedimientos sustentados en proyectos, abriendo el bomberismo chileno a todas las posibilidades que, sobre esa base, permiten financiar infraestructura y equipamiento para el servicio, por ejemplo, a través del acceso al Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR) que resuelven los Gobiernos Regionales del país. Con esta finalidad, activó fructíferos contactos con los organismos públicos y privados que se encontraban a la vanguardia en este tema.

También cabe señalar su gestión al frente de las acciones que derivaron en la implementación académica de la capacitación en materia de siniestros portuarios y, en la misma línea, la concreción de un convenio de cooperación con la Armada de Chile.

En materia de contactos internacionales, en 2003 fue delegado del Directorio Nacional para dictar una clase magistral sobre el bomberismo chileno ante representantes de servicios bomberiles de América, en un seminario técnico desarrollado en Brasil. Además, presidió una delegación de conocimiento e intercambio académico que, en 2004, realizó una visita de trabajo al Cuerpo General de Bomberos Voluntarios de la República del Perú.

Lo anterior, desde luego, sumado a su aporte profesional en las diversas materias jurídicas que debe atender la institución, participando para ello en el seno del Departamento Jurídico de Bomberos de Chile.

"Desde hace ya varios años que la Junta Nacional ha potenciado el trabajo de los Consejos Regionales, a los cuales les ha entregado no solo variadas facultades, sino que la responsabilidad en la asignación de parte de los recursos económicos contemplados en la ley de presupuesto para los Cuerpos de Bomberos, conjuntamente con dotarlos de personal profesional y tecnología de última generación. Mi decisión es fortalecer la acción de los Consejos Regionales, obteniendo aportes económicos relevantes para la renovación del material mayor, adquisición de material menor y construcción de cuarteles. Por otra parte, para potenciar este trabajo que realizan, los acompañaremos permanentemente en sus reuniones regionales"

Así, no resulta extraño que la postulación que hizo de su nombre el Consejo Regional de Bomberos de la Región del Bío-Bío en aquella sesión de Asamblea Nacional de 2006, concitara el mayoritario respaldo de los asistentes con derecho a voto, y menos extraño aún que, a poco de haber asumido su alto cargo, el propio Miguel Reyes se autodefiniera precisando que "Yo soy un voluntario más de los 306 Cuerpos de Bomberos del país".

Su senda en lo profesional ha estado enmarcada en la "pasión por el Derecho", ámbito en el cual además del ejercicio liberal de su título, se ha dedicado a la docencia superior en Derecho Constitucional e Internacional.

Escríbale al Presidente, mreyes@bomberos.cl


Libro de visitas

Bomberos de Chile »